martes, 11 de marzo de 2008

Trótula

Trótula de Salerno, también conocida como Trotula di Ruggiero, fue una doctora que vivió en Salerno entre los siglos XI y XII y que escribió varios influyentes trabajos de medicina femenina. Considerada como la madre de la ginecología y la obstetricia, no se sabe a ciencia exacta cuando nació, pero de lo que sí hay certeza es de que vivió en el siglo XI, donde tanto en la tradición popular como en los círculos científicos de la antigüedad, las Mulieres Salernitae tenían fama como médicas y estudiosas.

Se piensa que fue profesora de medicina de la Escuela Médica Salernitana, que fue el primer centro médico sin conexión con la iglesia y es considerada por algunos autores como la primera universidad europea. Exclusivamente médica y, al mismo tiempo, laica, era una verdadera Civitas Hippocratica, fundada, según la leyenda, en el siglo X por un griego, un cristiano, un judío y un musulmán. El interés de esta escuela se centraba en el empirismo y la observación, aspecto metodológico que adoptaría después la Universidad de París.

A Trótula se le atribuye el tratado de medicina De Passionibus Mulierun Curandorum o Trotula Maior donde explica la menstruación, la concepción, el parto, el control natal, las enfermedades del útero y de las vías urinarias. El magnifico tratado, hasta finales del siglo XVI, se convirtió en referencia obligatoria de las mejores Universidades de Europa.

Otro tratado importante fue El Ornatu Mulierum o Trotula Minor, dedicado a la cosmética y a las enfermedades, con un sentido preventivo, y es que las teorías médicas de Trótula fueron increíblemente avanzadas. Consideró la prevención el aspecto más importante de la medicina. Trató del control de natalidad, las causas y tratamientos de infertilidad. Se preocupó por la relación médico-paciente. Se interesó por la pediatría y por aliviar los dolores del parto, utilizando incluso el uso de narcóticos, práctica contraria a las enseñanzas de la Iglesia de entonces.

Trató de desvanecer el burdo prejuicio de la época en relación a que los efectos de la menstruación en la mujer las convertía en “venenosas”. Habló del control de la natalidad, de las causas y tratamientos de la infertilidad y señaló que es "igualmente frecuente que la concepción se vea impedida por un defecto del hombre como de la mujer", admitir que un hombre podría ser responsable de infertilidad, era otra de sus ideas atrevidas para esa época.

La doctora Trótula tuvo mucha fama durante la Edad Media, aunque grandes historiadores de la medicina intentaron eliminarla de la historia, en la idea de que sus libros eran demasiado profundos para la mente de una mujer.

Trótula murió en 1097, dejando en herencia una especialidad médica: la ginecología.

Como los árboles sin flores no producen frutos,
así las mujeres sin sus propias flores
están privadas de la facultad de concebir.
Trótula

2 comentarios:

EOP/Biografías dijo...

¡Que interesante!
¿Sabes? Soy médico, y no conocía en absoluto de esta gran mujer. (Deberían incluir Historia de la Medicina como materia curricular)

Gran blog!!
Permíteme incluirlo entre mis favoritos. Te seguiré desde Technorati RSS.

Desde Buenos Aires, Argentina

vidiya dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Conozco tu página, me ha servido para contrastar información. Me parece muy interesante por lo que me he permitido poner un vínculo a ella.
Un cordial saludo