miércoles, 1 de junio de 2011

El trovador

Leonard Cohen el poeta, cantante, narrador y compositor canadiense, el trovador de la voz cavernosa, ha sido premiado a sus 77 años con el Premio Príncipe de Asturias de la Lengua.

Leonard Cohen nació el 21 de septiembre de 1934 en una familia judía de clase media de ascendencia lituana en Montreal y creció en Westmount. En 1951, Leonard Cohen ingresó en la Universidad McGill de Montreal, donde se licenció en Literatura en 1955. Su primer poemario, Let us compare mythologies (Comparemos mitologías), apareció en 1956. Le siguieron más poemas y en 1961 publicó el segundo libro, Spice box of earth (La caja de especias de la tierra).
En los años 60, se marchó a Grecia y se instaló en la isla de Hydra, donde empezó a componer canciones y vivió durante siete años entre Europa y América. En 1963 publicaría su primera novela, The favourite game (El juego favorito) y al año siguiente el libro de poesías Flowers for Hitler (Flores para Hitler), de la que el diario Boston Globe dijo: "James Joyce no ha muerto. Vive en Montreal bajo el seudónimo de Cohen". También en Hydra, el canadiense terminó su novela Beautiful Losers, publicada en 1966, y ese mismo año salió su libro de poesías Parasites of Heaven.
Hay que irse casi 45 años atrás para encontrar el que fue su primer disco cuyo título parece el de un músico consagrado: Songs of Leonard Cohen (1967) Dicen que aunque no hubiera grabado ninguno otro disco, su reputación habría quedado asegurada con esta primera grabación, acaso uno de los mejores álbumes de la historia del rock y también se dice que su canción Suzanne ya por si sola, merece el premio concedido.

En 1994, después de la promoción de su álbum The Future, Leonard Cohen se retira a un monasterio budista en Mount Baldy, un centro de meditación zen cerca de Los Ángeles. En 1996, Cohen es ordenado monje budista zen, como Jikan Dharma con el significativo nombre de "El silencioso". Durante este periodo de meditación escribió cientos de poemas y canciones y al salir del monasterio comenzó a trabajar en su álbum Ten New Songs, que publicó en 2001, al que seguiría Dear Heather, en 2004.

La poesía cantada, esas novelas de seis minutos y pico, la prosa mecida por inconfundibles melodías folk le han valido al músico Leonard Cohen (Montreal, 1934) el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Incondicional de nuestro Federico García Lorca, llevó su Pequeño vals vienés en 1988 al álbum I'm your man con el título de Take this waltz. Cohen resucitó a Lorca para el mundo anglosajón.

El jurado ha destacado el "imaginario sentimental" creado por Leonard Cohen en el que "la poesía y la música se funden en un valor inalterable". A lo que ha añadido el jurado “El paso del tiempo, las relaciones amorosas, la tradición mística de Oriente y Occidente y la vida contada como una balada interminable configuran una obra identificada con unos momentos de cambio decisivo a finales del siglo XX y principios del XXI”.

El galardón, que el año pasado recayó en el escritor libanés Amin Maalouf, reconoce a las personas cuya labor creadora o de investigación represente una contribución relevante a la cultura universal en los campos de la literatura o de la lingüística. Los finalistas han sido Alice Munro y el novelista inglés Ian McEwan. Cohen tiene 13 libros publicados, 11 libros de poemas y dos novelas, y además otro escrito, La mujer ha nacido, publicación que le retiró la editorial por considerarla "injusta" con su familia.

Leonard Cohen ha construido un personal universo lírico entre lo divino y lo humano y nunca ha dejado de susurrarle al amor.





.